Nuevas Franquicias

El autoempleo se apunta a Internet y al comercio electrónico

Autoempleo, startups e inversiónEl último termómetro de inversión en Startups 2011 elaborado por Ready4Ventures, primera plataforma basa en Internet para inversión en capital riesgo, muestra la radiografía de los nuevos emprendedores e inversores que apuestan por las nuevas tecnologías, Internet y el comercio electrónico.

Los negocios de autoempleo en España se ponen en marcha gracias a emprendedores e inversores de entre 31 y 45 años, generalmente hombres, con una formación universitaria o de posgrado. Y es que los programas de apoyo al emprendimiento de las universidades han fomentado la puesta en marcha de negocios propios y esto se ha visto a relucir en los últimos datos y sondeos del sector.

Los proyectos de autoempleo de área tecnológica, Internet y e-commerce se muestran como preferentes en estos últimos años para emprendedores e inversores. Para estos últimos, uno de los principales motivos viene del fulgurante éxito de las empresas tecnológicas americanas, proyectos sencillos, fáciles de comprender y con un alto retorno de la inversión a corto plazo.

Los datos extraídos en este estudio muestran que el 72 por ciento de este tipo de proyectos se han desarrollado bajo fondos propios, familiares o ahorros de los emprendedores, un panorama que podría cambiar en un futuro inmediato.

Esta corriente de innovación tecnológica cerrará en los próximos meses proyectos de inversión de startups y negocios de autoempleo tecnológicos por un valor de 1 millón de euros, un movimiento económico que permitirá generar liquidez para que el ecosistema empresarial y económico siga su crecimiento.

Durante este año 2011 y 2012, los futuros proyectos de autoempleo tecnológico se pondrán en marcha con financiación de inversiones privadas (para un 58 por ciento de los encuestados) y con el crédito de entidades bancarias y con recursos propios (para el 35 por ciento).

La actividad emprendedora en este sector crecerá y la edad media del emprendedor bajará dando lugar a startups mucho más jóvenes, innovadoras y con futuro. Proyectos en los que ya están poniendo su punto de mira los Business angels y los inversores privados.