Nuevas Franquicias

¿Qué les sucede a los jóvenes con el autoempleo?

¿Qué le ocurre a los jóvenes con el autoempleo?El panorama laboral de los jóvenes español está atravesando uno de los peores momentos en mucho tiempo y la tasa de desempleados menores de 30 años aumenta de manera alarmante. Una de las alternativas al trabajo por cuenta ajena es el autoempleo, una alternativa que tan sólo el 3% contempla como primera opción laboral, al contrario que si ocurre en el 40% de los jóvenes europeos. ¿A qué se debe este rechazo de los jóvenes por el autoempleo, una alternativa que podría ayudar a muchos a entrar en el mercado laboral de una vez por todas?

Las universidades han preparado durante mucho tiempo miles de futuros becarios que ansían en ese primer trabajo un futuro laboral, al menos, a medio plazo. Pero la realidad ha cambiado al estallar la crisis económica, cuando ni siquiera las empresas solicitan becarios para sus departamentos. Las salidas laborales se reducen y cada vez son más los jóvenes que se apuntan a las listas del paro.

La presentación de la VI edición del Día del Emprendedor, sacaba a la luz un dato que muestra el poco interés de los jóvenes españoles por crear su propio negocio de autoempleo. La consejera de Empleo, Mujer e Inmigración de la Comunidad de Madrid, Paloma Adrados, hacía público que, mientras un 65% de los jóvenes en Estados Unidos ven el autoempleo como una clara y segura salida laboral, en España ese porcentaje ni siquiera llega al 12%, y, en el caso de los jóvenes universitarios, esa cifra desciende hasta el 3%.

Una de las razones por las que los jóvenes se retraen ante las fórmulas de autoempleo, no se debe a la falta de espíritu empresarial o de innovación pues, a la vista está que muchos de los programas y concursos de ideas empresariales organizaciones por instituciones y organismos en España, han lanzado ideas muy brillantes y viables de negocios creados por jóvenes emprendedores. La razón es, una vez más, la falta de financiación.

Los jóvenes, que no cuentan con un subsidio de desempleo que les permite crear su propio negocio de autoempleo o simplemente fondos propios, ven en las ayudas y subvenciones su última opción, pero para muchos los préstamos que facilita el Estado no están ayudando para paliar la difícil situación y las entidades bancarias también se retraen a la hora de ofrecer créditos.

¿Hacen falta más ayudas? ¿Más motivación para los jóvenes? El cambio de actitud de los jóvenes y universitarios españoles ante el autoempleo depende de ambas cosas, por un lado, las universidades deben ofrecen más alternativas al mercado laboral que la de trabajar por cuenta ajena, que existe otras posibilidades y que los jóvenes cuentan con recursos, potenciales y capacidades suficientes para hacer frente a un negocio propio de autoempleo. Por otro lado, es imprescindible que las administraciones y bancos se muestren más abiertos y proactivos para ayudar a jóvenes con talento, que los hay y son muchos, para que puedan hacer realidad sus proyectos empresariales, proyectos que son motor de la economía del país y un buen arma defensiva contra la incesante crisis.