Nuevas Franquicias

3 errores que comenten los jóvenes emprendedores

Los jóvenes emprendedores son la doble cara de una moneda. En un lado tiene la cara de la oportunidad, donde se arriesgan, pierden y ganan pues descubren donde se encuentran las grandes oportunidades de negocio. Pero en el otro lado está la cara del aprendizaje, una cuesta donde los jóvenes emprendedores comenten una serie de errores recurrentes.

Los emprendedores en su camino al éxito se van a equivocar y van a cometer errores, es un factor inherente en su andadura empresarial. Algunos de los grandes empresarios mundiales tropezaron antes de conseguir el éxito empresarial; por el ejemplo el mismo Steve Jobs fue despedido de Appel, la compañía que el mismo fundó, a la que regresó 12 años después e incrementó en 150.000 millones el valor de Apple en bolsa (2009)...

No obstante hay errores que los jóvenes emprendedores cometen que no tienen nada que ver con los errores que realizan durante su camino empresarial. Si no que son errores que afectan a su imagen, a su saber hacer y que ponen en peligro su credibilidad como empresarios.

Los 3 errores que comenten los jóvenes emprendedores son:

1-. Oversharing

Quiere decir que comparten todo, su vida empresarial y su vida privada, en las redes social. Según un estudio pasamos más de 6 horas diarias conectados a Internet, esto hace que los jóvenes (emprendedores) compartan su vida en las redes sociales, ya sea mediante Twitter, Facebook o Instagram.

Pero estos olvidan muchas veces que una vez que envíe la publicación no hay vuelta atrás y todos los empleados, clientes, socios, inversores, accionistas… pueden acceder a esa información.Hay que tener cuidado con las publicaciones que se hacen en las redes sociales.

2-. Exceso de confianza

Cuando los emprendedores alcanzan el éxito profesional a edades muy tempranas corren el riesgo de confiar solamente en ellos, de despreciar a sus competidores y trabajadores, y creerse a superiores.

Este ego puede hacer que no sean capaces de ver sus errores, que pierdan su liderazgo y pueden perjudicar gravemente a la empresa. Para evitar este error simplemente hay que mantener la humildad, evitar la arrogancia y reconocer los errores.

3-. Contratar a familiares y amigos

Mezclar amigos y familia con trabajo no es una buena idea, pues los favores se transforman en obligaciones, los préstamos mutan a regalos y las relaciones personales se convierten en conversaciones de ejecutivos.

Es muy fácil caer en la contratación de personas cercanas pues se busca contratar lo que conocemos, pero no hay que conformarse con eso. Para que una empresa salga adelante todos los miembros de su equipo deben ser los mejores, si el mejor es tu amigo contrátalo. Si no lo es, sal al mercado, búscalo y encuéntralo; da una oportunidad a aquellos que desconoces.