Nuevas Franquicias

3 formas de hacer tu negocio online

Es el momento del comercio electrónico. Estamos conectados casi continuamente a Internet, leemos, nos informamos, compartimos nuestra vida personal, gestionamos nuestros negocios, hablamos y ahora…compramos. Si una empresa no quiere quedarse atrás y quiere aprovechar esta oportunidad que la tecnología ofrece, debe hacer su negocio online.

La mayoría de las personas tienen acceso a Internet en sus casa o pueden acceder a él muy fácilmente en cafeterías o restaurantes, e incluso tienen acceso constante a través de su smartphone. Esto permite que puedan comprar en cualquier momento y en cualquier lugar, haciendo de Internet un flujo de demanda constante.

Es el momento del comercio electrónico y las empresas tienen que empezar a operar en este mercado en auge. Para ello tienen que crear una tienda online y pueden hacerla de 3 formas diferentes:

1-. Sistemas Saas

En poco minutos habrás creado tu tienda online gracias a herramientas como Palbin, Tiendy, Shopify y Xopie. Estas plataformas te permitirán crear tu tienda digital gracias a unas plantillas, no es necesario tener un alojamiento del comercio pues este se incluye en el paquete de servios que ofrecen; asimismo su coste suele ser barato, sobre todo durante los primeros meses.

El inconveniente de estas herramientas es su poco margen de cambios, las plantillas son estáticas e impiden adaptar correctamente el diseño a tu tienda. Se pueden incluir ciertos cambios en el diseño pero en cuanto a funcionalidades nuevas u originales que quieras utilizar; es muy posible que las plataformas no dispongan de ellas y tengas que conformarte.

Otro problema es que no dejan espacio para que una empresa pueda crecer a largo plazo, haciendo que en caso de éxito tengan que acudir a otras formas para mantener su negocio online.

No obstante son plataformas muy recomendadas para pequeños negocios o para autoempleados que quieren probar suerte en el mercado online.

2-. Plataformas abiertas

En esta opción nos encontramos con Magento, osCommerce, Presstashop y ZenCart. Son plataformas open source (en español: de código abierto) que permiten desarrollar una tienda online a través de plantillas flexibles que se adaptan a las diferentes empresas. Además son muy moldeables y se pueden realizar las modificaciones que desees.

Su mayor desventaja es que está orientado al modelo tradicional de compra-venta y si quieres desarrollar otro modelo de negocio, como el de suscripción, será más difícil adaptarlo. Otro inconveniente es que al principio se puede desarrollar con pocos recursos, pero conforme va pasando el tiempo hay que ir invirtiendo en recursos, en hacer un buen diseño, adaptar el modelo…

Son plataformas perfectas para que negocios tradicionales pasen a operar online o para empresas medianas que no tengan ninguna particularidad operen en Internet.

3-. Web propia

Son páginas webs creadas exclusivamente para la empresa. Están completamente enfocadas y adaptadas al modelo de negocio de la empresa, y son creadas por empresas especializadas.

Su gran abanico de posibilidades es a la vez su mayor ventaja y su mayor desventaja. Su mayor ventaja es que permite crear una web única y exclusiva para un negocio, se adapta y se amolda a las diversas situaciones por las que pasa la empresa. Y su mayor desventaja es que manejar todas esas funciones requieren un conocimiento del sistema y que resulta más difícil manejarlo diariamente. Otra desventaja sería que la empresa siempre tendrá un nivel de dependencia con la entidad con la que desarrolle la web.

Para crear una página web propia se requiere un coste, por ello solo se recomienda crearla cuando la empresa ya tenga un producto consolidado, que sea innovador frente a las propuestas de la competencia y siempre contando con un margen de error.

Pero antes de comenzar a decantarte por uno de estos tres modelos para empezar a tener presencia online, es importante que autoevalúes tu empresa y sobre cuál quieres que sea su futuro: ¿es un modelo tradicional o innovador?, ¿qué presupuesto tengo o puedo conseguir?, ¿necesito un almacén?, ¿tengo conocimientos informáticos?, ¿cómo puedo trasladar mi negocio físico a la web? …

Y luego ya respondes a: ¿qué herramienta voy a utilizar?