Nuevas Franquicias

Claves para la motivación en el autoempleo y el emprendimiento

Motivación para el autoempleo y el emprendimientoLa motivación es uno de los motores que mueven el emprendimiento y el autoempleo. A veces esta motivación se entrelaza con la oportunidad de crear negocio, una oportunidad que es detectada por un emprendedor y que la convierte en una idea empresarial de éxito.

La motivación es un factor clave para la supervivencia del negocio en su primera etapa de vida. En casos de emprendimientos y negocios de autoempleo creados de la “necesidad” de aquellos que buscan con desesperación el acceso al mercado laboral y eligen de forma precipitada la opción del autoempleo, la motivación es muy baja o casi inexistente.

Los difíciles y duros momentos económicos por los que atravesamos hacer surgir muchos negocios de autoempleo como alternativa a situaciones de largo desempleo, una opción muy interesante siempre y cuando se tenga en cuenta las propias capacidades y habilidades empresariales, así como un buen argumento que motive la creación de ese negocio.

Las empresas creadas por proyectos en los que exista una ventaja competitiva importante, dan lugar a negocios más estables y con mejores perspectivas de futuro. Este tipo de negocios suelen darse en los emprendedores más jóvenes que dan forma a una idea empresarial motivados por una oportunidad de negocio. Los emprendedores motivados por mayores “necesidades” suelen situarse en franjas de edades que superan los 40 años, fruto de situaciones de largo desempleo y buscando dónde poder aplicar todas aquellas experiencias y capacidades profesionales originadas a lo largo de los años por cuenta ajena, a través de negocios por cuenta propia.

Ante la mínima duda al iniciar un proyecto emprendedor con escasa o con nula motivación, debemos plantearnos las siguientes cuestiones:

  • Cuáles son los motivos por los que emprendemos y analizar de manera interna los objetivos que queremos conseguir creando nuestro propio negocio.
  • Para comenzar a emprender no es necesario dar grandes pasos, ni fijar objetivos que no seamos capaces de alcanzar o tardemos en conseguir. Dar pequeños pasos y fijar metas a corto plazo nos harán el camino del emprendimiento más fácil.
  • Hablar de nuestros proyectos con personas de confianza. Hacerles saber cuáles son nuestras ideas de emprendimientos y escuchar sus opiniones y críticas.
  • Consultar otros proyectos y experiencias de otros emprendedores para tener una visión más general de otras vivencias y los obstáculos que han logrado superar todos ellos.