Nuevas Franquicias

Cómo distinguir a un falso autónomo

Un falso autónomo es toda aquella persona que hace el mismo trabajo que haría cualquier otro trabajador de una empresa, con un horario laboral de entrada y salida y bajo las órdenes de un superior; solo que no está bajo las mismas condiciones, ni derechos que esos trabajadores. Es un trabajador por cuenta ajena que está contratado como un autónomo :

Estos trabajadores están desprotegidos antes las empresas que los contratarán, pues están bajo sus órdenes y directrices, pero sin tener las protecciones legales que tiene un trabajador habitual.

Las grandes empresas realizan contratos de autónomos falsos como una forma de abaratar costes; esto supone que:

-A la hora de cotizar en la Seguridad Social, los falsos autónomos aparecen inscritos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y no en el Régimen General.

-El falso autónomo a parte de presentar su trabajo ante su jefe, tendrá que presentar ante Hacienda las declaraciones trimestrales y está sujeto ciertas obligaciones contables.

-No tienen los derechos de un trabajador por cuenta ajena, pues no tiene ni vacaciones pagadas, ni indemnización por despido, ni reducciones de horario…

-Los falsos autónomos deben cumplir con las mismas obligaciones fiscales y de la Seguridad Social que un trabajador por cuenta ajena y además tendrá que cumplir con las obligaciones correspondientes a ser un autónomo.

Un falso autónomo puede confundirse fácilmente con un TRADE (Trabajadores autónomos económicamente dependientes), pero hay que señalar que los últimos son trabajadores que trabajan para una empresa aportándoles solo el 75% de su facturación y que no dependen ni jurídicamente, ni funcionalmente, ni a nivel de clientes de esa empresa.

La creación de falsos autónomos es el resultado de una mala contratación por parte de las empresas, práctica que está aumentando a consecuencia de la crisis y que perjudica a la empresa, al trabajador y a la Administración; y que hay que aprender a distinguir y denunciar.