Nuevas Franquicias

Los autónomos buscan un heredero para sus negocios

La creación de un negocio es una de las salida más escogidas por los emprendedores para acceder al mercado laboral. No obstante hay grandes negocios olvidados, llevados por personas que quieren retirarse pero no quieren desprenderse de su negocio y es una salida perfectamente recomendable para estos nuevos emprendedores.

Estos negocios solo necesitan que sean llevados por nuevas personas que los actualicen, los digitalicen y den un nuevo enfoque a estas empresas que un día fueron el sueño y la iniciativa de una persona.

Este es el plan que presentó la Unión de Trabajadores Autónomos de Cantabria (UTAC) al Gobierno para que los autónomos con una edad avanzada puedan contratar a un emprendedor para que en un futuro pueda quedarse con el negocio.

Básicamente la UTAC propone que durante los 2 años que dure el contrato entre el autónomo y el emprendedor, este se encargaría de formarle y enseñarle; y la Administración será la encargada del coste de la cotización neta a la Seguridad Social en su base mínima (de los 63 a los 65 años); y el autónomo pagaría la diferencia de cotización entre la correspondiente a la mínima y la que tenga elegida. El acuerdo cambiaría si el emprendedor es algún familiar directo, en cuyo caso ya contaría con la bonificación estatal ya existente. Este fue el decreto que se presentó al consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria.

Poner antiguos negocios, que funcionaron en su tiempo, en manos de empresarios que conozcan las fórmulas que triunfan en el mercado actual; puede resultar una buena combinación que aporte beneficios a ambas partes.

Con estas iniciativas se pretende rejuvenecer a los autónomos de la zona y conseguir que esos negocios que fueron la ilusión de antiguos emprendedores, se conviertan en la ilusión de los nuevos emprendedores y que no caigan en la quiebra, ni en el olvido.