Nuevas Franquicias

Los emprendedores sufren más estrés que el resto de los trabajadores

Durante los últimos años se ha ido incrementando el número de personas que han escogido la opción de crear su propio negocio, de convertirse en un autoempleado ya sea como emprendedor, autónomo o franquiciado. Sin embargo, y a la par que crecía el número de emprendedores, también crecía el número de consultas asociadas con el estrés y con otros problemas emocionales relacionados con la actividad por cuenta propia.

Irritabilidad, cambios bruscos de humor, nerviosismo y el síndrome de nunca nada es suficiente, son algunos de los síntomas que experimentan estos nuevos emprendedores en su día a día.

Estos datos y premisas han sido sacados a la luz por el centro pionero en gestión emocional y coaching grupal llamado Coaching Club. Este centro ha conectado el aumento del número de consultas sobre estrés, con el nacimiento de los nuevos autónomos y autoempleados; y según el mismo el 90% de los emprendedores no sabe gestionar las emociones en su día a día profesional, dado que no saben establecer una separación nítida entre el trabajo y la conciliación familiar.

Para la Directora y terapeuta de Coaching Club, Verónica Rodríguez Orellana, “España es el país de Europa donde más ha crecido el emprendimiento por la obvia razón de la existencia de una desorbitada tasa de desempleo”, que ha obligado a los trabajadores a convertirse en “emprendedores forzosos”, que son “los individuos que han decidido crear su propio modo de vida ante la imposibilidad de encontrar trabajo asalariado”. Y Verónica Rodríguez finaliza su declaración diciendo que “nadie ha preparado emocionalmente a estos audaces para la montaña rusa de tribulaciones y dificultades a las que se van a enfrentar”.

Esta serie de factores afecta simultáneamente al ánimo de los autoempleados, a 9 de cada 10, y aún así no están clasificados estos síntomas con ninguna patología. Aunque todos tienen que lidiar: con la búsqueda constante de clientes, el seguir adelante día tras día, gestionar los conflictos, la exposición y presión a la que están sometidos, muchas horas de trabajo, el cobro de ese trabajo, los picos de aumento y disminución del volumen de trabajo, la sensación inmutable de que nada es suficiente…

El 45% de los clientes que acuden a este centro con estos problemas tiene 32 años, mientras que el resto se concentran entrr los 40 y 45 años, edades en las que empiezan a acumularse las cargas personales pues comienzan los elevados niveles de responsabilidad familiar.

Normalmente los autoempleados y emprendedores suelen estar bastante informados y formados sobre las técnicas de liderazgo motivacional que incrementen sus niveles de auto-exigencia. Pero nunca se les aconseja y se les advierte de cuáles son las mejores formas de combatir el estrés que conlleva montar una empresa; es un problema importante dado que en el caso de las mujeres se triplican los síntomas del malestar.

Desde Coaching Club dan una serie de consejos para que los autoempleados aprendan a gestionar emocionalmente su día a día y aprendan a adaptarse paulatinamente a su trabajo, para ello deben:

-Respetar sus momentos de receso (vacaciones entre Enero-Febrero y verano).

-Aprender a priorizar.

-No desatender las necesidades personales.

-Aprender a gestionar la incertidumbre a través de una serie de herramientas de gestión emocional.

-Buscar tiempo para dedicarse a uno mismo.

-No saltarse ninguna comida, ni momentos importantes con la familia, ni el tiempo dedicado a alguna actividad física.

-Hacer horarios que se cumplan para gestionar toda las tareas.