Nuevas Franquicias

¿Qué pasa cuando un autónomo no puede pagar su cuota?

Los autónomos que cotizan por base mínima tienen que pagar 267,04 euros a la Seguridad Social todos los meses, pero hay meses donde los ingresos por la actividad no cubren la cuota y el trabajador no puede abonar el pago. En esta situación el autoempleado puede actuar de diversas formas.

Los 267,04 € es el importe que los autónomos tienen que abonar a la Seguridad Social por cotizar en base mínima. No obstante no se trata de una cifra fija, sino que se incrementa al aumentar la base de cotización y el número de trabajadores a cargo del autónomo.

Estos incrementos de la cuota, unido a un mes bajo en actividad y a la mala situación económica, puede hacer que los autónomos no puedan afrontar los pagos a la Seguridad Social y tengan que replantearse diferentes situaciones:

1-. No pagar

El impago de las cuotas de la Seguridad Social supone un recargo del 20% sobre las mismas desde el primer día de retraso. Además si la deuda continúa sin pagarse, la Administración reclama el pago y señala que si en un plazo de 15 días no se ha pagado la deuda, se llevará el proceso a la vía ejecutiva donde el proceso puede acabar con el embargo de bienes.

Asimismo si no se paga la deuda en 14 días la Seguridad Social reclama también el pago de los intereses por demora, esto supone un interés legal del dinero del 3% para el 2016, que se puede incrementar hasta un 25%.

Hay que señalar que contraer deudas con la Seguridad implica que el autónomo no puede solicitar ninguna ayuda económica aunque la pidiese por un accidente de trabajo o por enfermedad.

2-. Aplazar las deudas

Se recomienda pedir el aplazamiento antes de que venza la fecha de la reclamación de la deuda, pues de esta forma la deuda no se verá incrementada por los intereses por demora y los recargos que se produzcan hasta la fecha.

El aplazamiento se realiza presentando la solicitud de forma presencial (o utilizando el certificado digital), junto con el modelo de reconocimiento de la deuda, los documentos que demuestren la liquidación de la deuda inaplazable y de la cuota, y la relación nominal de los trabajadores. Hay que señalar que la Administración no especifica la recogida de estos documentos, pero si apunta que si solicitarán documentación económica si se trata de una situación compleja.

Dentro de esta modalidad hay ciertas deudas y cuotas que la Administración considera inaplazables como las aportaciones a los trabajadores por cuenta ajena (si tienen empleados a sus cargo) y todos aquellos importes destinados a cubrir los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

El trabajador por cuenta propia tendrá que presentar también un plan de amortización de la deuda, pero será la Seguridad Social la que apruebe, rechace o cambie ese plan de pagos.

Y si se incumple con ese plan de pagos o se vuelven a generar deudas, la Seguridad Social exigirá el pago íntegro de la deuda. No obstante si el autónomo prevé el impago con anterioridad, tiene la posibilidad de pedir una renegociación, en cuyo caso hay que ponerse en contacto con el instituto previsor para que se puedan anular las consecuencias del impago.