Nuevas Franquicias

Si sube el desempleo, sube el autoempleo

El autoempleo ha cambiado la forma de acceder al mercado laboral ya que supone un nuevo modelo laboral, sobre todo en aquellos países con grandes tasas de desempleo. Esto demuestra que existe una relación entre la tasa de desempleo y la de autoempleo, haciendo que sean los lugares con grandes tasas de desempleo los que tengan los mayores niveles de autoempleo.

Todo esto queda reflejado en el estudio realizado por Randstad, que se llama Felixibilidad en el Trabajo, y que se ha realizado a partir de los datos de la OCDE y tasas referentes al año 2013. En dicho estudio podemos comprobar como son Grecia y España los países que tienen las tasas de desempleo más altas y destacan por ser también los países con los niveles más grandes de autoempleo.

Unas características que se extienden también a aquellos países que durante la crisis sufrieron épocas económicas convulsas como Irlanda, Italia y Portugal. Por el contrario los países que tienen un mercado laboral estable como son Alemania, Noruega, Austria o Países Bajos –de la zona norte y centro de Europa– tienen unos índices de trabajadores autoempleados por debajo del 15%; mientras que en los países escandinavos sus índices de autoempleo son inferiores al 10%, destaca Finlandia con un 13%.

El estudio también señala que lo que lleva al 90% de los autoempleados a optar por este modelo laboral es poder disfrutar de independencia y libertad en el puesto, y solo un 10% se decanta por esta opción por los ingresos que va obtener de dicha actividad.

En cuanto a España el informe señala que solo el 66% de los trabajadores por cuenta propia opta por este modelo por la independencia y realización personal, el 24% se decanta por la libertad para elegir el tiempo y el lugar de trabajo y al porcentaje restante lo que le motiva hacia el autoempleo es el beneficio económico.

El autoempleo también es un modelo laboral a tener en cuenta en aquellos países que tienen una economía emergente como es la situación de países como China o Brasil, donde los ingresos y el salario si influyen para que los trabajadores se independicen laboralmente, así lo reconoce el 27% de los autoempleados chinos, el 18% de los autoempleados brasileños y solo el 11% de los autoempleados europeos.