Nuevas Franquicias

Todo lo que hay que saber para que un autónomo contrate a su pareja

Los autónomos ya pueden contratar para que trabaje con ellos a su cónyuge mediante la figura del autónomo colaborador. Esta es una solución para el autoempleado, ya que permite que un familiar de hasta segunda generación le ayude con el trabajo y reciba ciertos beneficios por contratarlo.

El autónomo colaborador es una persona que convive y trabaja con el emprendedor, normalmente suele ser la pareja pero pueden ser hasta familiares de segundo grado es decir, pareja, padres o hijos. Para que un familiar de un autoempleado se constituya como un autónomo colaborador debe cumplir una serie de requisitos:

1-. Como ya hemos comentado el autónomo colaborador debe ser familiar directo del autónomo. Puede ser su pareja, sus hijos o sus padres.

2-. El familiar contratado debe conocer los detalles del negocio y haber trabajado con el emprendedor de forma frecuente.

3-. Además la persona contratada no debe estar dada de alta en la Seguridad Social como asalariado de otra empresa.

Si el familiar cumple los requisitos solo hay que darlo de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y en la Seguridad Social como un autónomo colaborador; para ello solo hay que presentar el formulario TA0521/1 que lo podemos encontrar en la Solicitud de alta en el régimen especial de autónomos en la sección Familiar colaborador del titular de la explotación, junto con el DNI, el libro de familia y una fotocopia del alta de Hacienda del trabajador autónomo.

Una vez que se presenten los papeles el autónomo y el autónomo colaborador pueden disfrutar de las ventajas que esta opción les ofrece y disfrutar de las ayudas como una bonificación que consiste en reducir en un 50% la cuota de los autónomo de estos familiares; esta ayuda solo dura 18 meses y tiene como objetivo favorecer las altas.

No obstante también tienen que cumplir ciertos requisitos legales como que el autónomo colaborador no tiene que presentar la declaración trimestral del IVA, ni el modelo 103 del pago fraccionado del IRPF. Sin embargo, el autónomo si tiene que presentar los modelos a los que está sujeto, junto con sus cuotas a la Seguridad Social y las de su autónomo colaborador y la nómina que acordasen.

Contratar a un familiar directo mediante la figura del autónomo colaborador es una buena opción para aumentar la plantilla de una empresa y así ayudar a aumentar la productividad del negocio; además se trata de una persona que conoce la entidad.