Nuevas Franquicias

Cómo abrir una franquicia. Paso1: Introducción

Adquirir una franquicia no es igual que comprarse unos zapatos. No basta con acudir a una zapatería y elegir los que más nos gustan o mejor nos sientan.

Antes bien, muchos franquiciadores identifican el sistema de franquicia con un matrimonio –de conveniencia, por supuesto– en el que dos personas físicas o jurídicas se aceptan de manera recíproca y contraen un compromiso para mantener una relación duradera unidos por un mismo objetivo.

En cualquier caso, una decisión nada sencilla: cuando alguien se plantea invertir miles de euros en un negocio resulta forzoso llevar a cabo un amplio análisis tanto de dónde se va a invertir tal cantidad como de las posibilidades de uno mismo para sacar adelante la empresa.

Porque, como ocurre con el matrimonio, no todos reúnen aptitudes suficientes para convertirse en franquiciado, un perfil que incorpora indudables ventajas pero que también queda expuesto a unas obligaciones que habrá que tener en cuenta.