Nuevas Franquicias

¿De dónde obtengo la financiación para mi negocio?

Conocer a fondo las opciones que tenemos a la hora de obtener capital para comenzar nuestro negocio es fundamental para llegar a nuestro objetivo de comenzar a operar y a facturar. Una adecuada estrategia en relación con las fuentes de financiación resulta fundamental a la hora de plantear una salida al mercado. Por ello hay que conocer a fondo las diferentes figuras financieras y alternativas a las que recurrir.

Ayudas y subvenciones oficiales: Diversas instituciones nacionales y autonómicas ofrecen líneas de ayuda a la creación de empresas. Estas ayudas suelen ser de carácter financiero, mediante créditos a tipos de interés preferencial o incentivos fiscales. Entre estas instituciones destacan las Cámaras de Comercio, la Dirección General de la Pequeña y Mediana Empresa, el Instituto de la Mujer o el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Capitalización del subsidio de desempleo: Los emprendedores desempleados contarán con una ayuda máxima de 6.500 euros para crear su propia empresa, ya sea una franquicia o un negocio independiente. Deberán presentar un proyecto de la actividad económica para la que solicitan esta ayuda, y por la que percibirán el 60% del subsidio en un solo pago, y además verán destinado el 40% restante al pago de la Seguridad Social.

Entidades financieras: La banca y las cajas de ahorro son una de las fuentes a las que con mayor frecuencia acude al empresario para financiar su actividad, aunque sin la presentación de avales o garantías es una opción restringida sólo para aquéllos que sí disponen de los mismos.

Entorno propio: Es una de las vías más clásicas y efectivas para el emprendedor latino. No debe reducirse a la familia, ya que el grupo de amigos puede ser de gran utilidad, sobre todo entre los jóvenes. La sociedad creada por varios compañeros de estudios, una fórmula muy habitual en las culturas sajonas, todavía no ha sido explotada por los emprendedores españoles.

Microcréditos: Pequeños préstamos realizados a prestatarios con dificultades para sortear las exigencias marcadas por las entidades. Especialmente diseñados para colectivos como minorías étnicas, mujeres o jóvenes posibilitan que muchas personas sin recursos puedan financiar proyectos laborales por su cuenta que les reviertan unos ingresos.

Aportación de capital: Consiste en una cesión de acciones de la compañía, a cambio de la cantidad aportada por el nuevo socio entrante.

Business Angels: Esta figura define a profesionales que financian nuevos proyectos empresariales. Actúan como pequeñas sociedades de capital riesgo, si bien aportan cantidades de dinero inferiores a estas, por lo que deben entenderse como fuentes complementarias de otras, a la hora de crear y hacer crecer una empresa.

Factoring: Se trata de alcanzar un acuerdo entre una empresa de factoring o factor y otra a la que la primera presta servicios tales como cobertura de riesgos, financiación, cobro de facturas y administración de éstas. Además, suele estar dispuesta a adelantar el dinero correspondiente a un elevado porcentaje de las deudas.

Leasing: Es un instrumento financiero que permite al empresario la financiación, a medio y largo plazo, de activos fijos mobiliarios e inmobiliarios.

Obtención de deuda: Aquí cabe distinguir entre la deuda a corto plazo (menos de un año), que sirve para financiar el fondo de maniobra necesario para desarrollar las operaciones propias del negocio; y la deuda a largo plazo (entre uno y cinco años), aplicada a aspectos de mayor calado como son compra de terrenos, instalaciones, máquinas...

Préstamos participativos: Es una modalidad de ayuda muy adecuada para reforzar la estructura financiera de la pequeña y mediana empresa. Es una operación de financiación en la que la rentabilidad que va a recibir el prestamista está en función de los resultados del prestatario. Es como poner capital en un negocio, pero sin que compute como capital.

Sociedades de Garantía Recíproca (SGR): Se trata de una sociedad mercantil constituida por y para empresarios con perfil pyme cuya finalidad es prestar garantías a sus socios, con el fin de que éstos puedan acceder a préstamos en las mejores condiciones del mercado. Actúan con ámbito regional.