Nuevas Franquicias

Términos de Empresa

Presentamos una serie de términos que debe conocer para negociar con su empresa.

Due diligence: Auditoría exhaustiva realizada por un potencial comprador sobre las diferentes áreas de negocio de una empresa con vistas a una posible compra. Atañe a todos los aspectos de la compañía en venta: fiscal, legal, laboral, financiero e incluso medioambiental.

Ebitda: Indicador de la rentabilidad de un negocio, resultado bruto de explotación de la empresa antes de deducir las cargas financieras, amortizaciones o depreciaciones y el Impuesto de Sociedades.

Equity: Valor líquido de una empresa, capital propio o diferencia entre el activo y el pasivo.

Flujo de caja: Movimiento temporal de las cuentas de efectivo de una empresa. Constituye un indicador importante de la liquidez de una empresa al reflejar la acumulación neta de activos líquidos en un periodo determinado.

Fondo de comercio: Elemento del activo fijo inmaterial de una empresa susceptible de generar beneficios futuros. Según el Plan General de Contabilidad es “el conjunto de bienes inmateriales, tales como la clientela, nombre o razón social, localización, cuota de mercado y nivel de competencia de la empresa, capital humano, canales comerciales y otros de naturaleza análoga que impliquen valor para la empresa”.

Good will: Clientela o buen nombre de una empresa. En ocasiones se identifica con el fondo de comercio con el que comparte su cualidad como activo intangible difícil de evaluar pero valioso por su capacidad para producir beneficios.

LBO Leverage Buy Out: Adquisición de una empresa mediante una financiación con un elevado componente de deuda, con lo que se modera el compromiso de recursos propios aportados por el comprador.

Prima de riesgo: Se llama así a la mayor rentabilidad que un inversor exige al adquirir un activo con riesgo frente a invertir en un activo sin riesgo.

Stakeholders: Cualquier persona o entidad afectada por las actividades de una organización. Estas partes interesadas pueden ser internas –dentro de la propia compañía– o externas –clientes, proveedores, competencia, asociaciones…–.