Nuevas Franquicias

Century 21: una red de franquicias inmobiliarias con 40 años

Son 14.600 días, que suman 40 años, el tiempo que la franquicia Century 21 lleva actuando en el convulso mercado inmobiliario. Un tiempo que le ha llevado a conseguir una de las redes de franquicias inmobiliarias más grandes del mundo, teniendo presencia en 80 países.

La historia de la creación de esta franquicia se remonta al Estados Unidos de 1971 con Art Bartlett y Marsh Fisher. Ambos eran agente inmobiliarios independientes, es decir operaban por su cuenta –eran autoempleados–, y tomaron la decisión de crear Century 21, una enseña con la que revolucionaron el mercado inmobiliario actual.

Esta insignia nace con la intención de convertirse en un importante red de franquicias que operase con la misma marca, para reducir costes y compartir buenas prácticas de negocio. Una intención que le ha hecho conseguir actualmente una red de 7.700 agencias repartidas en 80 países, que dan empleo a 130.000 asesores y que ha conseguido mantenerla como referente en el mercado inmobiliario por 40 años.

El modelo de negocio de esta franquicia se basa en:

1-. Mantener al franquiciado constantemente formado para que conozca las técnicas comerciales y de captación de clientes, el marco legislativo en el que opere y las labores que se tienen que llevar a cabo para hacer el marketing de los inmuebles que están en venta.

2-. Consolidar la marca a través de una estrategia de marketing que busca ser la primera opción para la gente que busque casa o para la gente que busque trabajo. Para ello suelen realizar campañas en los medios digitales nacionales, en los mobiliarios urbanos, en los autobuses…

3-. Introducir herramientas digitales que faciliten el trabajo. Aquí nos encontramos con la tecnología que desarrolla la propia franquicia para llevar a cabo esas tareas, como es la creación de un CRM exclusivo, que gestiona la actividad comercial de toda la red, la continua actualización de la página web nacional y global, la creación de apps…

4-. Favorecen la rentabilidad de cada agencia realizando un análisis exhaustivo y un apoyo individual de los objetivos que se marcan. Además aplica soluciones innovadoras, éticas y de control de los costes fijos para llevar a cada establecimiento al éxito.

5-. Máximo respeto y fidelidad hacia los clientes, quiénes han posicionado la marca y le han otorgado una buena reputación.

Apostar por la franquicia inmobiliaria es una de las opciones por la que actualmente muchos autoempleados están decidiendo apostar, ya que todo indica que se avecina una gran remontada en este sector.