La franquicia Keepy, una apuesta segura

Se trata de una empresa, líder en la franquicia de alquiler de trasteros, con una dilatada experiencia en el sector de más de 10 años. Han trabajado en sus nuevas instalaciones para que el franquiciado tenga todo lo necesario para guardar tanto sus bienes personales como los de su empresa, de manera rápida, segura y cómoda.

Los más de 10 años de experiencia de Keepy en el sector de las franquicias de alquiler, le ha permitido desarrollar un modelo de negocio en que han implementado todo el saber-hacer adquirido tanto en sus centros propios como en los centros en régimen de franquicia.

Características del negocio

Para invertir en la franquicia Keepy, se necesita de una inversión total de 105.000 euros, un canon de entrada de 10.000 euros, un royalty que oscila entre los 500 y 800 euros y un canon de publicidad de 150 euros. El contrato con la franquicia Keepy tiene una duración de 5 años. Además necesitas de un local de unos 500 metros cuadrados mínimo y una población de 50.000 habitantes.

La franquicia Keepy cuenta actualmente con tres locales de los cuales dos son propios y uno en régimen de franquicia.

Factores clave para invertir en Keepy

Estas son algunas de las ventajas con las que cuenta un autoempleado de una de las franquicias Keepy:

  • Inversión única 
  • Rápida recuperación de la inversión
  • Alta rentabilidad
  • Mínimos gastos mensuales
  • Fácil de gestionar
  • 1 solo empleado
  • Formación inicial tanto técnica como comercial
  • Formación continuada después de la apertura
  • Software de gestión propio
  • Llave en mano, diseño, fabricación e instalación

El sector del alquiler en franquicia

El mercado inmobiliario es un sector que está resurgiendo con firmeza, tras haber entrado en una gran crisis. El precio de la vivienda ha alcanzado en estos tiempos unos mínimos históricos, con un precio por metro cuadrado de 1.519 euros. Estos precios han promovido que muchos posibles compradores nacionales y extranjeros se interesen por adquirir una vivienda antes de que el precio vuelva a revalorizarse.

Emprender en una franquicia de agencias inmobiliarias o de alquiler es una opción segura, ya que la crisis se ha llevado por delante todas aquellas que no tenían la capacidad suficiente para permanecer en el mercado, dejando las más fuertes y posicionadas. Es una apuesta segura con un negocio de cara al futuro garantizado.