Nuevas Franquicias

La impresión 3-D llega a tu cafetería

Para esta idea de negocio solo vas a necesitar una impresora 3-D. La impresión en 3-D se ha convertido en un fenómeno popular que todo el mundo conoce, pero que muy poca gente ha tenido la oportunidad de ver; la idea es acercar el fenómeno a la calle mediante una cafetería.

La impresión en 3-D comenzó hace 5 años y permite realizar réplicas en diseños 3D, posibilitando la creación de piezas, figuras o maquetas volumétricas a partir de un diseño hecho por ordenador o descargado de Internet; se ha utilizado para la arquitectura, para el diseño industrial e incluso para la medicina. Ahora, ha llegado el momento de usarla para fines recreativos.

Una cafetería con una impresora 3-D es un negocio muy innovador y un nicho de mercado muy poco explotado en España, es perfecto para aquellos autoempleados que quieran entrar en el negocio de la restauración o para empresarios que quieran innovar en su cafetería introduciendo un nuevo concepto, que quieran diferenciarse de sus competidores y que busquen diversificarse hacia un sector en pleno auge.

Estudiantes, arquitectos, personas que quieren reproducir sus planos o sus ideas… o simplemente curiosos, son las personas que pagarán por vivir una experiencia de impresión 3-D y un buen café, pues realizar una réplica en 3-D conlleva un gran tiempo de espera.

Para que una cafetería con impresión 3-D se consolide en el mercado deber tener las siguientes características:

1-. La cafetería deber ser amplia, tranquila y luminosa, donde la gente pueda imprimir en 3-D, trabajar, relajarse y disfrutar de un buen café.

2-. Un espacio con Wi-Fi para que los clientes puedan conectarse a la impresora 3-D desde sus propios ordenadores o para que puedan trabajar o actualizar sus redes sociales.

3-. Los encargados de llevar la cafetería deben ser entendidos de la impresión en 3-D, para ayudar a los clientes con los diferentes problemas que pueda tener.

4-. No hay una localización específica para este tipo de cafeterías, ya que se trata de algo innovador y sobre el que mucha gente tiene curiosidad. No obstante los barrios que propicien el diseño, el arte y las innovaciones son perfectos para este tipo de establecimientos.

5-. Una buena relación calidad/precio. Debido a que las impresiones tardan en realizarse es aconsejable cobrar a los clientes en función de lo que dure la impresión, que dependerá de la réplica que quieran realizar.

Tres emprendedores mexicanos decidieron apostar por este modelo de negocio montando la cafetería 3D Lab Fab&Café, un espacio donde conviven un café normal y la “cuna del arte y el diseño”. Fue en 2013 cuando estos autoempleados decidieron crear esta particular cafetería, y tras un año operando en el mercado consiguieron facturar 3 millones de pesos (casi 150.000 euros), en 2015 consiguieron una facturación de 5 millones de pesos (casi 250.000 euros). Han dado trabajo a 10 personas y han conseguido expandirse tanto por México como por Argentina.

Este tipo de empresas que combinan tradición (cafetería) e innovación (impresiones 3-D) son las que con todo pronósticos conseguirán lo que se ha comenzado a llamar la 3º Revolución Industrial, que consistirá en la democratización de la fabricación es decir, conseguir que los grandes desarrollos tecnológicos estén al alcance de todos.