Nuevas Franquicias

Las empresas inmobiliarias apuestan por el modelo de franquicia

La globalización del mercado inmobiliario ha provocado cambios en el mercado, que han dificultado el trabajo para las agencias inmobiliarias. Estas se han visto en la necesidad de dejar de ser independientes y crecer de forma conjunta, para ello utilizan el modelo de negocio de la franquicia.

Las franquicias inmobiliarias crecen cada vez más en el sector de compra y venta de viviendas, debido a las ventajas económicas y burocráticas que este modelo de empresa ofrece. El franquiciado se ahorra la publicidad, el tener que crear una bolsa inmobiliaria (que supondría la subcontratación de comerciales), las dificultades para conseguir toda la información y documentos necesarios (que de la otra forma obtendría en días) y el no estar respaldado por una empresa consolidad y reconocida en le mercado.

La franquicia Alfa Inmobiliaria se ha dado cuenta de esta oportunidad, y actualmente cuenta con 130 franquicias repartidas por toda España, 23 más que hace un año; además cuenta con 70 oficinas fuera de España.

El vicepresidente de la compañía Jesús Duque afirma que su crecimiento se debe a “apostar por la franquicia como fórmula ideal para el sector” y en “aceptar exclusivamente franquiciados que disfruten con este negocio y sepan hacerlo rentable”. Para ello idearon una fórmula para escoger a los franquiciados dividida en dos fases:

-La primera fase consiste en que el franquiciado abona una primera inversión (2000€) y recibe toda la información y formación que necesite. Durante 6 meses el franquiciado opera desde un despacho profesional y puede acceder a la bolsa de la red, que le permitirá captar clientes y llevar acabo su trabajo.

-La segunda fase comienza tras los 6 meses, donde si el franquiciado ha demostrado su potencial y su entusiasmo se le anima a la inversión de su propio local desde donde poder operar y contratar un equipo que le ayude en la gestión comercial. Calculan que sería una inversión total de aproximadamente 6.000 €.

Actualmente el sector inmobiliario está remontado, después de la caída sufrida años atrás, y ha encontrado en la franquicia su futuro para seguir creando puestos de trabajo y seguir creciendo.