Nuevas Franquicias

Los Millennials no quieren jefe

Los jóvenes de hasta 35 años, que nacieron en la era digital y que crecieron en plena prosperidad económica son la generación Millennials. Una generación marcada ahora por las dificultades económicas y laborales, que tiene una actitud muy positiva hacia el autoempleo, hacia desarrollar una actividad en la que no tengan jefes.

Según el Estudio Global de Emprendimiento Amway, hecho en colaboración con la Universidad Técnica de Múnich a más de mil españoles, refleja que el 47% de la generación Millennials se plantea la creación de su propio negocio. Dato seguido muy de cerca con un 51% de los jóvenes internacionales que se plantean la misma opción.

Los datos también revelan que en las generaciones posteriores la “vena de emprender” disminuye. De esta forma el emprendimiento se reduce como salida laboral en un 70% entre los miembros de las generaciones nacidos entre 1965-198, y un 60% entre los nacidos en 1945-1964; la generación del Baby Boom.

Hay tres rasgos comunes entre todos los integrantes de la generación Millennials, que son la deseabilidad, la firmeza y la viabilidad por las que se rige su carácter emprendedor. Esto hace que el deseo de emprender se muestre en el 63% de los menores de 35 años, que solo un 51% llegue a poner en práctica su idea de negocio y un 46% está seguro de que si podría poner en marcha su idea para el autoempleo.

Uno de los motivos que lleva al 57% de los Millenias a ser autoempleados y a trabajar por cuenta propia, es el deseo de ser su propio jefe para no tener que depender de ningún superior. Aunque el 40% destaca la autorrealización que supone emprender y un 23% los beneficios de incorporarse al mercado laboral a través de este sistema.

Por el contrario, el motivo que lleva a 8 de cada 10 Millennials españoles a no poner en marcha su modelo de negocio es el miedo al fracaso; este miedo consigue frenar a esta generación de emprendedores. Otras razones que paran el emprendimiento a los Millennials son las cargas financieras (54%), el miedo al desempleo (21%) y la situación económica (45%).

Otra premisa que recoge el informe, es que el emprendimiento crece cuanto mayor es la formación del individuo, dado que el 84% de los españoles que tenían una carrera universitaria tenían una actitud muy positiva hacia el autoempleo; frente al 66% de los entrevistados que también tenían una visión positiva hacia el autoempleo, pero que no tenían una formación superior.